Cenotes “Entrada al inframundo”

Los cenotes son dolinas (depresión geológica) que pueden o no estar conectadas a los extensos sistemas subterráneos inundados de la Península de Yucatán. “Cenote” es una derivación de la palabra maya ts´onot o ts´ono´ot, que significa “cosa honda”, “abismo” o “profundidad”.
Como consecuencia del impacto de un meteorito hace 65 millones de años, se formó una gran red de cavernas submarinas que ahora son conocidas como cenotes, sitios con gran belleza escénica y perfectos para el descanso.
La Península de Yucatán cuenta con reservas y parques naturales que poseen exuberante vegetación, túneles de manglar y depósitos de agua dulce que se ubican en los petenes (islas de vegetación arbórea) cercanos a la costa, ofrecen una amplia gama de actividades para los amantes de la naturaleza y la aventura: recorridos en bicicleta, excursiones en grutas, tirolesa, rappel, espeleobuceo, observación de aves, pesca deportiva de liberación y acampado, por mencionar algunas.
Las cuevas y cenotes fueron escenarios de gran importancia para los mayas desde tiempos ancestrales, ya que se consideraban portales o ventanas al mundo de los muertos.

La Península de Yucatán, en México, presenta un gran número de cuevas y dolinas (bóvedas colapsadas) inundadas, de origen sedimentario calcáreo, conocidas localmente como cenotes. Dicho nombre es una derivación de la palabra maya ts´onot o ts´ono´ot, que significa “cosa honda”, “abismo” o “profundidad”. Debido a las características químicas del agua, la falta de luz y los sedimentos finos y mineralizados, estos espacios han favorecido la preservación de vestigios arqueológicos así como paleontológicos. La importancia de las cuevas y cenotes para los mayas fue documentada desde el siglo XVI por Fray Diego de Landa, pero el interés por su exploración comenzó a finales del siglo XIX y principios del XX, con viajeros como John L. Stephens y Frederick Catherwood e instituciones como la Carnegie Institution de Washington. Probablemente el antecedente más famoso de recuperación de materiales arqueológicos en este tipo de sitios es el caso del cenote sagrado de Chichén Itzá, realizado por Edward H. Thompson entre 1904 y 1909, y posteriormente por el arqueólogo Román Piña Chán, de 1960 a 1961 y de 1967 a 1968. En los últimos años, el Instituto Nacional de Antropología e Historia ha llevado a cabo el registro de cenotes en los estados de Yucatán y Quintana Roo, con una gran diversidad de evidencia arqueológica.

Recuperación de materiales arqueológicos en el cenote sagrado de Chichén Itzá, realizada por Edward H. Thompson entre 1904 y 1909.

Las cuevas y cenotes han sido escenarios de gran importancia para los mayas desde tiempos ancestrales, ya que se consideraban portales o ventanas al mundo de los muertos. Como es sabido, los mayas, al igual que muchos grupos mesoamericanos, creían que al morir las personas recorrían un largo camino hacia el mundo de los muertos, para ellos llamado Xibalba. Este mítico lugar, donde moraban los dioses, los antepasados y demás seres sobrenaturales, se ubicaba físicamente en el subsuelo terrestre y bajo el agua, por lo que también es conocido como inframundo.

De acuerdo al libro sagrado, el “Popol Vuh”, el inframundo incluía toda una estructura debajo de la superficie, ya que los dioses estaban ordenados por jerarquías; había un consejo y toda una civilización muy similar a la que se vivía en la tierra. Los mayas creían que en el inframundo habitaban varios dioses conocidos como los Señores de Xibalbá, éstos coexistían con los dioses celestes y con los humanos, cada uno en su propio territorio y con sus propias reglas.

Los mensajeros de Xibalba invitan a los jugadores de pelota, Diego Rivera 1931.

Linda Schele y David Freidel afirman que los mayas del periodo clásico (0-900 después de Cristo) creían que los habitantes del inframundo vivían de cabeza y que al ponerse el sol Xibalba rotaba sobre la tierra para formar el cielo nocturno. En una representación del cosmos, pintada en un plato trípode, el cual se cree fue destinado a contener la sangre que ayudaba a abrir el portal al otro mundo, se pinta el portal abierto como una gran serpiente barbada y de mandíbulas esqueléticas que representa las fauces del inframundo. Los mismos autores interpretan que “de las mandíbulas de la serpiente manan las aguas puras y vivificantes de la tierra y por debajo fluyen las oscuras y fecundas aguas del inframundo”.

Al inframundo maya se relacionaban diversos seres mitológicos y animales fantásticos, tales como el ave Moan, que es manifestación del dios de la muerte, algunas representaciones del ave Moan muestran una combinación de ave y perro, ya que era el perro quien conducía las almas de los muertos al Xibalba. La relación del perro con el hombre incluso permitía que se sacrificase este animal en sustitución a los humanos.

La mitología fantástica del inframundo y su asociación a las cuevas como puertas de acceso al mundo de los muertos, quedó plasmada en esa gran obra universal que es el Popol Vuh. Al seguir la travesía de los héroes gemelos por el Xibalba nos ha sido permitido conocer los reinos de la noche y la oscuridad, donde habitan los dioses que dan vida y muerte a todos los seres.

Tipos de cenotes

Cerrados o grutas (aktun), en los que la entrada es lateral.

Son los cenotes más jóvenes, sus formas son circulares y se encuentran cerrados por una bóveda, esta podría tener o no algunas aberturas en su superficie, lo que permite que, en algunos de ellos, penetre la luz del sol.

Estos cenotes son normalmente accesibles mediante pasajes, cuevas o túneles que se pueden encontrar al nivel del agua, sin embargo depende de los niveles de agua que esto resulte seguro. Una vez dentro se pueden observar estalagmitas y estalactitas en grandes cantidades.

Foto: Parque Natural Aktun Chen – Cenote Aktún Chén dentro del Parque Natural. Se localiza a 4 kilómetros de Akumal y 16 kilómetros de Tulúm.

Semi-abiertos o cántaro (llamados en maya chen), en los que la abertura al exterior es pequeña en relación con el diámetro del embalse.

Este tipo de cenotes es muy reconocido por su forma característica de cántaro, ya que se encuentran formados por una pequeña abertura en la parte superior, su diámetro aumenta en la parte interna de forma considerable hacia donde se encuentra la superficie del agua hasta llegar al fondo.

Para poder tener acceso al agua que se encuentra en su interior, es necesario atravesar la caverna superior, sin embargo, una vez adentro, sigue habiendo visibilidad ya que esta caverna y la superficie del agua están lo suficientemente cerca la una de la otra como para que entre una buena cantidad de luz solar en el interior.

Cenote Samulá – Se ubica a un kilómetro del poblado de Dzitnup, cerca de la ciudad de Valladolid.

Abiertos profundos o cilíndricos (propiamente tsonot), de paredes verticales, donde la abertura equivale al diámetro del cuerpo de agua.

Estos son los más conocidos y populares, porque son totalmente abiertos, de forma cilíndrica, con paredes completamente verticales y poseen una gran altura, pudiendo llegar hasta los 25 metros. A esta categoría pertenece el Cenote Sagrado de Chichén Itzá, uno de los más reconocidos a nivel mundial.

Cenote Ik Kil / Se encuentra a tres kilómetros de Chichén Itzá.

Abiertos a flor de tierra o aguada (akal che), azolvados, con perfil en forma de plato.

Este es uno de los más reconocidos entre los diferentes tipos de cenotes que existen, ya que se encuentran rodeados de una amplia vegetación, y son poblados por una fauna numerosa. Es normal que sean confundidos con lagunas o con aguadas (de hecho también son conocidos por estos nombres entre las personas).

Resulta común encontrar este tipo de cenotes en medio de humedales o dentro de manglares, lo que ayuda a enriquecer todo el hábitat que se encuentra en las costas. Son de los cenotes más antiguos que existen.

Cenote Azul – A tan solo 3.5 kilómetros de Playa Aventuras.

La hipótesis más aceptada sobre el origen de los cenotes plantea una secuencia desde una gruta o cenote cántaro, a un cenote cilíndrico por derrumbe del techo. Después, el cenote cilíndrico, se convertirá en una aguada, por azolve y por hundimiento lento de toda la zona adyacente.

Fuentes:

Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente Yucatán, Ciencia y Cultura Arqueología Subacuática.


Para conocer más...

Importancia de la Mujer en la Cultura Maya

Foto de portada: Dama de Tikal inclinándose ante un gobernante con la indumentaria propia de las mujeres de la élite, destacando en este caso [...]

Artículos de la revista, Pueblos vivos,

Estado de Yucatán, tierra de cenotes

Yucatán es cuna de la cultura maya, la cual sigue muy presente en el estilo de vida de los yucatecos. La conquista española [...]

Artículos de la revista, Pueblos vivos,



1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *